Alcanzar el cero neto: Innovaciones para reducir el CO2

Compartir:

Las organizaciones se centran cada vez más en las estrategias de sostenibilidad de sus empresas, y la descarbonización de los edificios de oficinas desempeña un papel crucial. Estas innovaciones en el diseño y la construcción pueden ayudar a los propietarios a desarrollar espacios que se adapten al rápido crecimiento de la demanda.

A medida que más empresas adoptan prácticas de sostenibilidad y se comprometen con objetivos globales de reducción del carbono, reducir las emisiones de sus espacios de oficinas se ha convertido en un objetivo crucial. Los inquilinos son más propensos que nunca a elegir un espacio en función de parámetros de sostenibilidad como la huella de carbono, lo que significa que los propietarios que invierten en innovaciones que reducen el carbono podrían beneficiarse de mayores tasas de ocupación y una mejor valoración de la propiedad.

Modernizar para satisfacer la demanda

La modernización de los edificios existentes -la mayoría de los cuales son ineficientes desde el punto de vista energético y de las emisiones de carbono en su funcionamiento diario- es crucial para producir los espacios sostenibles que las organizaciones buscan cada vez más. Aunque los nuevos edificios pueden diseñarse para que emitan cero emisiones netas de carbono en su funcionamiento, las emisiones generadas por la construcción de un edificio nuevo -conocidas como carbono incorporado al proceso- suelen representar entre el 20 y el 50% de las emisiones de un edificio a lo largo de su vida útil, y son mucho mayores que las generadas por la modernización de una estructura ya existente.

"La demanda de edificios con cero emisiones de carbono está aumentando rápidamente y no hay suficiente material nuevo. La rehabilitación es una solución mucho más eficiente, no solo para satisfacer la demanda del mercado, sino para hacer que lo que tenemos sea más utilizable y duradero", afirma Silvia Aranda, Sustainability Client Solutions Director en Tétris.

Al mejorar la eficiencia energética y la utilización del espacio mediante el diseño, los materiales sostenibles y las tecnologías más eficientes, la readaptación reduce el carbono operativo emitido por el uso diario y, en última instancia, reduce también los costes de operación. Esto puede suponer una importante ventaja competitiva a la hora de que los inquilinos corporativos firmen o renueven un contrato de arrendamiento, y apoya a los inquilinos que trabajan para alcanzar el objetivo de cero emisiones y otros objetivos de sostenibilidad.

Sin embargo, dado que procesos como la sustitución de materiales y la renovación añaden carbono incorporado a la huella global de un espacio, es fundamental evaluar el carbono generado por una readaptación en comparación con el grado de mejora de las emisiones operativas. "Queremos evitar la sustitución de lo que no es necesario, manteniendo un nivel de eficiencia operativa", dice Aranda.

Valor financiero en sostenibilidad

Los cambios legislativos que se producirán próximamente en la UE establecerán vías para reducir las emisiones globales en un 55% para 2030 e introducirán sanciones en caso de inacción, lo que aumentará la presión sobre las empresas para que aborden el impacto del carbono en sus espacios de oficina.

Mientras tanto, las crecientes demandas de sostenibilidad por parte de los consumidores y los socios corporativos significan que los inversores valoran a las empresas con un plan sólido para mejorar su impacto.  La presentación de informes de sostenibilidad conforme a marcos normalizados -que ya se exige a algunas grandes organizaciones- será obligatoria para todas las empresas en 2026, lo que permitirá a los inversores examinar las credenciales medioambientales como parte de la diligencia financiera.

"Habrá formas comparables, fiables y coherentes para que los inversores utilicen las métricas de sostenibilidad en sus valoraciones de edificios. Se fijarán en lo que hay que hacer para que un edificio se ajuste a los objetivos de 2030", afirma Adrian Bojczuk, Investors and Landlords Client Development Director de Tétris. "Abordar la sostenibilidad se está convirtiendo en una parte de la legislación aplicable, y es probable que los edificios que demuestren estar en el camino correcto se valoren más".

Entonces, ¿qué tipo de innovaciones pueden ayudar a los propietarios a reducir activamente las emisiones de carbono incorporadas y operativas?

Fachadas de vidrio fotovoltaicas

Reducir el uso de las fuentes de energía tradicionales es una forma vital de reducir las emisiones de carbono operativas.

Los paneles de vidrio integrados con células solares pueden utilizarse en fachadas y ventanas, creando una superficie importante para convertir la luz solar en energía limpia para el edificio. Esto no sólo reduce las emisiones derivadas del acceso a la energía de la red, sino que puede reducir los costes energéticos globales al generar la electricidad que el edificio necesita para funcionar.

"Más allá de reducir el uso de la energía y las emisiones de carbono, hay que pensar en cómo generar energía activamente y compensar las emisiones", dice Bojczuk. "Transformar un elemento del edificio que forma parte de casi todos los espacios, como las ventanas, en un generador de energía limpia puede suponer un verdadero cambio".

Ventilación más eficiente

El aumento de los costes energéticos y la creciente demanda de sostenibilidad han impulsado el desarrollo de tecnologías más eficientes desde el punto de vista energético para los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC). La actualización de un sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado antiguo puede mejorar drásticamente la eficiencia y reducir sus costes de funcionamiento, que pueden suponer hasta el 40% del consumo total de energía.

Sin embargo, debido a las emisiones de carbono asociadas a la instalación de un nuevo sistema, es importante evaluar primero si un sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado existente puede ser revisado para que funcione de manera más eficiente, dice Aranda. Un mantenimiento regular ayudará a prolongar su vida útil y puede mejorar su consumo energético. Al invertir en el mantenimiento, los propietarios pueden reducir los costes financieros y de carbono de las reparaciones y sustituciones, al tiempo que optimizan el gasto energético habitual, lo que en última instancia ayuda a atraer y mantener a los inquilinos.

Materiales absorbentes de carbono

Aunque las innovaciones que descarbonizan el funcionamiento de un edificio son vitales, el carbono incorporado -emitido por la producción, el transporte y la eliminación de estos nuevos materiales- puede seguir contribuyendo de forma significativa a la huella de carbono global.

Utilizar materiales que durante su producción absorben (en lugar de emitir) carbono ambiental puede ayudar a compensar estas emisiones, reduciendo la huella de carbono global. En la actualidad, el micelio y algunos bioplásticos se utilizan para crear estos materiales absorbentes de carbono para alfombras, aislantes y mobiliario, entre otros.

"Al considerar los nuevos materiales, tenemos que examinar el carbono incorporado a lo largo de todo su ciclo de vida, incluida su eliminación, y evaluar las emisiones de carbono generadas por la eliminación de lo que ya tenemos", dice Aranda.

Algunos fabricantes producen materiales que pueden reciclarse al final de su vida útil para reutilizarlos en nuevos productos. Estos productos "cradle-to-cradle" tienen menos carbono incorporado y pueden mejorar significativamente el coste del carbono de un proyecto de rehabilitación, junto con prácticas de eliminación de carbono más bajas como la reutilización o el reciclaje de los materiales antiguos en el espacio.

Tecnología de gemelo digital

Los software que crean una réplica virtual -o gemelo digital- de un edificio pueden utilizar datos sobre el funcionamiento del edificio y las condiciones ambientales para simular escenarios de mejora de la eficiencia energética y del carbono. Estos gemelos digitales también pueden modelar los costes y beneficios del carbono de diferentes diseños de rehabilitación, rastrear el carbono incorporado de diferentes materiales y optimizar los procesos de construcción para reducir aún más el carbono incorporado en los proyectos de rehabilitación.

Aunque las certificaciones medioambientales de los edificios suelen centrarse en las emisiones operativas, a medida que más empresas se comprometen a mejorar la sostenibilidad de sus cadenas de suministro, el cálculo del carbono incorporado en los materiales y servicios que utilizan se convertirá en algo fundamental para muchas organizaciones. "La reducción del carbono incorporado en los procesos de construcción es vital si queremos alcanzar unas emisiones de carbono realmente netas", afirma Aranda.

Los propietarios que inviertan en la reducción del carbono incorporado en sus procesos de mantenimiento pueden beneficiarse no sólo de atraer a estos inquilinos cada vez más conscientes de la sostenibilidad, sino también de conseguir precios de alquiler más altos que el 70% de los inquilinos corporativos están dispuestos a pagar por un espacio más sostenible.

Un diseño más inteligente hace la diferencia

El diseño puede optimizar la inversión en medidas de reducción de emisiones de carbono al considerar cómo los diferentes elementos de un espacio pueden interactuar de forma óptima para mejorar la sostenibilidad general. La instalación de paneles solares donde se maximiza la exposición a la luz, por ejemplo, puede reducir el uso de energía para la iluminación al tiempo que limita los costes de renovación y el carbono incorporado de los nuevos paneles.

"Lo más importante es que la minimización de los residuos y el carbono esté integrada en los principios de diseño de una reforma", afirma Aranda. Esta eficiencia en el diseño de los materiales podría reducir las emisiones globales de carbono hasta en un 18% para 2050.

A medida que las empresas, los inversores y los propietarios adoptan estrategias más respetuosas con el planeta, la readaptación de los inmuebles para que sean sostenibles será cada vez más crucial, no sólo para reducir los riesgos y atraer a las empresas, sino también para dar forma a un entorno construido que pueda apoyar a las personas en el futuro.

 

Podemos ayudarte a reducir la huella de carbono de tu edificio

Contáctanos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario.

Puedes aceptar todas las cookies o personalizar la configuración para cambiar tus preferencias. Obtén más información en nuestra Declaración de cookies.

Personalizar