Mujeres revolucionarias: cinco project managers triunfando en el sector de la construcción

Compartir:
Destacado

Las habilidades que las mujeres del sector de la construcción aportan a la labor esencial de dar forma a nuestro entorno construido son más vitales que nunca. Conoce a cinco mujeres de Tétris al frente de la gestión de proyectos de construcción en toda Europa.

En la actualidad, las mujeres representan una pequeña parte de la mano de obra de la construcción, pero las habilidades que aportan son más importantes que nunca, ya que el sector se enfrenta a la escasez de mano de obra y a las cambiantes demandas de la gente sobre el entorno construido.

Los puestos de trabajo en la construcción suelen ser ocupados por hombres, y las mujeres representan menos del 15% del sector en muchos países. Sin embargo, las mujeres representan alrededor del 39% de la fuerza laboral mundial y, por supuesto, cerca de la mitad de la sociedad. Las mujeres que trabajan en la construcción no sólo añaden importantes perspectivas sobre lo que las mujeres necesitan y quieren en los espacios que se construyen, sino que también aportan habilidades únicas en la resolución de problemas, el análisis y la comunicación. Mientras los gobiernos elaboran planes de desarrollo para impulsar la recuperación económica y social y alcanzar los objetivos de sostenibilidad, las empresas constructoras de Europa y el Reino Unido informan de un número de vacantes sin precedentes. La creación de un sector de la construcción que acoja a las mujeres -y a los diferentes estilos de pensamiento y trabajo- es fundamental para satisfacer la urgente necesidad de espacios que permitan prosperar a personas de toda condición.

En Tétris, valoramos la capacidad de transformación de una plantilla diversa e inclusiva que refleja la estructura de nuestras comunidades. Estamos comprometidos con la igualdad de género en nuestros proyectos, con una proporción de 50:50 de hombres y mujeres en nuestro equipo de construction management en Polonia.

Cambiar las percepciones no es fácil, y las mujeres que trabajan en los proyectos de construcción de Tétris han superado los desafíos para construir una carrera en su campo. Conozcamos a cinco de nuestras compañeras que trabajan en proyectos de construcción en toda Europa:

Anne Lemmonier

Project Manager, Francia

¿Cómo empezó tu carrera en sector de la construcción?

Como licenciada en diseño de interiores, nos enseñaron que para ser buenos diseñadores hay que mirar más allá del diseño, porque éste es sólo el 5% de cualquier proyecto. Descubrí rápidamente que si quería prestar servicios de asesoramiento de primera clase a mis clientes, tenía que entender lo que ocurría en la línea de producción. Así que decidí dedicar más tiempo a la gestión de proyectos de construcción y descubrí lo estimulante que es ver cómo un proyecto conceptual cobra vida.

¿A qué retos te enfrentas como mujer en el sector de la construcción?

La gente te dice que para sobrevivir tienes que actuar como un hombre, pensar como un hombre y ser dura con la gente... Incluso me han dicho que, para que me tomen en serio, debo esforzarme por no parecer una mujer. Que no debo mostrar ninguna sensibilidad porque es un signo de debilidad, que es algo que todavía enseñamos a los hombres. Puede que esto se deba a que la gente tiene miedo al cambio, pero esa no es definitivamente mi forma de trabajar.

Como mujeres en esta industria, se nos hace creer que tenemos que convertirnos en lo que no somos.  Pero yo siempre me he mantenido firme y me he centrado en crear la química adecuada dentro de los equipos que he dirigido, a mi manera y estilo, ¡y funciona!

Cuéntanos uno de tus proyectos favoritos con Tétris.

Lo que estamos haciendo para una empresa global de software en la nube es muy interesante. El alcance del proyecto es sencillo, pero las obras se realizan en un entorno complicado debido a unas especificaciones muy detalladas para todo, desde la informática hasta el diseño, pasando por el mobiliario y las instalaciones, las dificultades a la hora de aprobar alternativas y el hecho de que los departamentos trabajan en silos, por lo que no existe una jerarquía para priorizar ninguno de estos elementos. Es un gran reto intelectual que me permite hacer lo que más me gusta, que es conectar a las partes y a las personas, gestionar las expectativas y acabar satisfaciendo a todos. Al fin y al cabo, mi trabajo tiene que ver tanto con las personas como con la construcción. A veces es una montaña rusa, pero ¡qué viaje tan interesante!

Ottavia Corvaro

Construction Manager, Italia

¿Cuál es la mejor parte de tu trabajo?

Sin duda, la resolución de problemas. Encontrar y aplicar soluciones para resolver problemas inesperados en las obras me produce una satisfacción diaria. Siempre presto atención a los detalles más pequeños, lo que marca la diferencia en un trabajo de calidad. El principal reto es hacer entender a los hombres que las mujeres también pueden tener las mismas habilidades que los ellos, y el segundo reto es demostrar que las mujeres tenemos más fuerza, espíritu de sacrificio y persistencia en nuestro trabajo.

Háblanos de uno de tus proyectos favoritos para Tétris.

El más significativo es la renovación del Hotel Regno, donde fuimos las únicas tres mujeres que dirigimos toda la obra, de principio a fin. Se trata de un hotel histórico en el corazón de Roma. Hicimos un desmontaje total del edificio y luego construimos 22 habitaciones únicas, un bar-restaurante y una hermosa terraza en la sexta planta. Me encantan todos mis proyectos, porque son como niños que nacen, crecen y se hacen realidad.

The team at work at Hotel Regno, Rome

¿Qué consejo tiene para las mujeres que se plantean una carrera como la tuya?

No te rindas ante el primer reto. Sé fuerte y constante, porque entonces llegan las recompensas. Sobre todo, recuerda que ser un construction manager no es sólo un trabajo, también debe ser una pasión. Todo lo que se consigue con amor, fuerza y sacrificio añade valor a cada proyecto.

Kerry Bedser

Project Manager, Sudáfrica

¿Cómo empezó tu carrera en la construcción?

Estudié diseño de interiores y pasé de ser delineante a convertirme en diseñador, pero cuando empecé a involucrarme en la evaluación y planificación de espacios, eso atrajo la parte metódica y analítica de mi cerebro y me encantó. La diferencia es que el diseño tiene que ver con la creatividad y la visión, mientras que el project management consiste más bien en tomar esa idea divertida y emocionante y averiguar cómo podemos implementarla prácticamente.

¿Cuál es la mejor parte de tu trabajo?

Tomar ese concepto de diseño que es muy creativo e ideal, hacer pasar la "gran idea" por los procesos técnicos y ver cómo se convierte en un espacio funcional de la vida real. También disfruto mucho de todo el proceso de colaboración entre nuestros equipos internos, nuestros clientes y los proveedores; soy un gran constructor de relaciones. Mi experiencia en diseño me ayuda a entender el panorama general y también a resolver problemas en los sitios porque puedo calibrar lo que el diseñador pretendía.

Cuéntanos uno de tus proyectos favoritos con Tétris.

El Women's Development Bank Trust impulsa las empresas locales de mujeres, y este fue un cliente increíble con el que trabajar. Para la ejecución y gestión del proyecto, contamos con un equipo de Tétris formado exclusivamente por mujeres: el equipo de diseño, el construction manager y el project manager eran todas mujeres, y nos abastecimos de mobiliario local, obras de arte y diseños de papel pintado de empresas propiedad de mujeres. Fue muy divertido y algo diferente, con este hilo de empoderamiento que va desde el concepto hasta la ejecución, lo que fue una gran experiencia - y el espacio es simplemente hermoso.

Beata Andryk

Senior Project Manager, Polonia

¿A qué retos te enfrentas como mujer en el sector de la construcción?

A la larga, no importa si eres hombre o mujer, pero para conseguirlo tienes que demostrar tu valía a mucha gente, empezando por tus jefes, pasando por tus clientes, subcontratistas y, sobre todo, empleados, cuyo respeto debes ganarte. La reputación es puesta a prueba una y otra vez por las nuevas personas con las que se trabaja o para las que se trabaja. Si trabajas duro, tu reputación te precede y, con el tiempo, la gente reconoce tu valía. Gran parte de la satisfacción de mi trabajo proviene del hecho de que desde el primer día pasé a formar parte de un equipo increíble y 17 años después no he dejado de quererlos a ellos o a este trabajo.

¿Qué crees que aportan las mujeres al sector de la construcción?

Entre otras cosas, la belleza y la imaginación. Lo que nos distingue en la resolución de problemas y en la gestión es una manera más lineal y ordenada de establecer prioridades, pero, de nuevo, tal vez sea sólo yo. La fuerza que tenemos las mujeres no es más débil que la de los hombres, al contrario, debemos recordar nuestros puntos fuertes y nuestra sensibilidad, comprensión e intuición, que nos vendrán muy bien en muchas situaciones.

¿Qué consejo darías a las mujeres que se plantean una carrera como la tuya?

Mantén la cabeza alta y sonríe. Hazte valer, pero primero asegúrate de tener un terreno para ti. Cuando se dirige una obra, es importante mantener la cabeza fría y ser asertiva. Esta no es una profesión para todo el mundo y no todos se sentirán cómodos en este papel.

Siham Lahlali

Project Manager, Países Bajos

¿Cuál es la mejor parte de tu trabajo?

Los diferentes niveles de comunicación y su dinámica. Nos comunicamos con muchas partes interesadas y tipos de clientes diferentes. Pero también internamente con arquitectos, diseñadores y project managers, así como con otros compañeros con diferentes trayectorias. Me encanta la variedad de mi función: a veces estás dirigiendo una reunión, gestionando un presupuesto y trabajando con plazos. Y en cada proyecto tienes una solución diferente a los problemas que surgen. Ningún proyecto es igual.

¿Qué aportan las mujeres al sector de la construcción?

Creo que las habilidades que aportan las mujeres al lugar de trabajo son muy beneficiosas. La forma en que los hombres se comunican es a veces diferente a la de las mujeres. No lo veo como un reto, sino como un valor que aportas.

Las mujeres tienen un enfoque diferente para la resolución de problemas y una gran capacidad de organización. Además, las mujeres tienden a pensar siempre un par de pasos por delante, contribuyen con su capacidad de análisis y suelen tener buen ojo para los detalles. Pero, en definitiva, creo que lo importante es la diversidad en general y que el objetivo principal de una empresa debe ser lograr un buen equilibrio.

¿Qué consejo tienes para las mujeres que se plantean una carrera como la tuya?

Sé auténtica, no dejes que nadie te haga sentir insegura y defiende siempre tus valores. No te limites a las expectativas de los demás. No tengas miedo de demostrar que sabes de lo que hablas. Si sabes lo que aportas, siempre te ganarás el respeto sin exigirlo.

Deja que nos encarguemos de tu próximo proyecto

Contáctanos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario.

Puedes aceptar todas las cookies o personalizar la configuración para cambiar tus preferencias. Obtén más información en nuestra Declaración de cookies.

Personalizar