La readaptación de los edificios es un paso fundamental hacia un futuro con cero emisiones de carbono

Compartir:
Destacado

La sostenibilidad es una de las prioridades de todo el mundo. Ya no se trata de un ejercicio de marcar casillas, la gente se preocupa de verdad por ella y, según el informe de JLL sobre la descarbonización del entorno construido, es el principal objetivo de los inversores a la hora de pensar en los inmuebles. Los edificios que promueven el bienestar, la salud, la biofilia, la colaboración y la inclusión son ahora los más atractivos. Entonces, ¿cómo se puede conseguir la sostenibilidad en algo que ya está construido? La respuesta está en la readaptación de sus interiores.

Según la investigación, tanto los propietarios como los ocupantes ven la necesidad de un interior más verde y sostenible, el 83% de los ocupantes están de acuerdo en que sus empleados exigirán más espacios verdes y el 78% de los inversores reforzó esto al estar de acuerdo en que sus inquilinos quieren más verde. Esto se hace más evidente cuando se observan todas las promesas de cero emisiones netas de carbono que se han hecho para 2025. Una realidad fundamental de los últimos 18 meses es que los empleados están ahora más capacitados para determinar su futura experiencia en el lugar de trabajo con un mayor nivel de libertad; no tiene por qué significar volver a la "vieja oficina".

Dar una nueva vida a los edificios viejos

Mientras que las nuevas construcciones se adaptan a los requisitos de ESG y vienen con elementos interiores sostenibles, este no es el caso de la mayoría de los edificios. "No se pueden derribar y empezar de nuevo. Además, muchos de estos edificios son históricos y una obra de arte en sí mismos. Lo que sí se puede hacer es cambiar su interior para que sea más respetuoso con el medio ambiente", afirma Adrian Bojczuk, EMEA Investors and Landlords Client Development Director. "La readaptación de edificios heredados supone un reto porque habrá normas y reglamentos específicos, pero también ofrece una oportunidad fantástica. Es la solución dominante en la creación de una economía con bajas emisiones de carbono". Tenemos la responsabilidad social con el planeta y el medio ambiente de educar a los demás e instalar soluciones de ahorro energético para reducir el calentamiento global.

La reforma de un edificio histórico de La Haya, diseñado por el famoso arquitecto holandés Hendrik Petrus Berlage, permitió conservar los elementos originales.

Normalmente, nuestros proyectos de rehabilitación pueden ayudar a transformar edificios antiguos que están vacíos porque no cumplen las normas aprobadas, incluidas las medioambientales. "Actualmente estamos rehabilitando el edificio Vizcaya 12 en Madrid, que antes estaba 100% vacío", continúa Bojczuk. Este proyecto de rehabilitación permitirá a un edificio histórico obtener la certificación LEED Oro y WELL Platino. "Además de renovar los interiores, también estamos transformando dos terrazas exteriores, añadiendo muchos espacios verdes y biofilia, y cambiando la fachada exterior".

Obtén la certificación

Las acreditaciones ecológicas se están convirtiendo en una forma habitual de que las empresas y los edificios obtengan credenciales ecológicas y credibilidad, además de impulsar la demanda. "No hace falta decir que los edificios que han recibido una certificación oficial serán más populares y tendrán más demanda que los que no la tienen", afirma Joanna Gajewska-Sokolowska, Deputy COO and Sustainability Chair EMEA. "Sin embargo, a veces los edificios simplemente no pueden obtener estas certificaciones debido a su antigüedad o a sus características protegidas. Por eso hemos creado el Código de Sostenibilidad Tétris, que contiene medidas sencillas y prácticas que cualquier edificio o empresa puede adoptar para hacer su espacio más sostenible."

Incluso las pequeñas medidas, como la reducción de los residuos mediante el abastecimiento local de artículos y la garantía de que, al final de su vida, puedan ser reciclados, reutilizados o donados, pueden marcar una gran diferencia y reducir la huella de carbono. "La economía circular de las cosas es muy importante para mejorar la sostenibilidad. A veces las soluciones más sencillas pueden marcar las diferencias más significativas", añade Gajewska-Sokolowska.

Un espacio más sano y seguro

"La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de adaptar los edificios y asegurarse de que se diseñan teniendo en cuenta el bienestar de sus usuarios", afirma Bojczuk. "La tecnología inteligente y los sensores pueden incorporarse en todo el edificio para hacerlo más seguro. No sólo eso, sino que ayuda a diferenciarse de los competidores que quizá no hayan invertido en la última tecnología. Muchos ocupantes pensarán ‘debemos alquilar el espacio con la mejor tecnología que permita el trabajo híbrido’, por lo que elegirán los edificios que tengan una ventaja". Los inversores tienen la responsabilidad de modernizar sus edificios para ayudar al medio ambiente y reducir el daño que causan, la demolición de edificios para construir otros nuevos emite muchas emisiones de carbono, por lo que la modernización es sin duda lo mejor que se puede hacer como propietario.

Bojczuk va más allá y afirma que la adaptación del edificio puede aumentar la seguridad general de los usuarios. "En un mundo post-pandémico, a todos nos preocupa la posibilidad de transmitir y contagiar COVID-19. Si adaptas tu edificio y lo haces más seguro, serás más atractivo que el resto".

Una de las formas de conseguirlo es instalando nuevos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado de alta eficiencia energética, que pueden estar equipados con lámparas UV adicionales para limpiar el aire que circula por el edificio. De este modo, las personas no sólo tendrán aire fresco, sino que podrán respirar cómodamente sabiendo que el aire está purificado. También se pueden utilizar soluciones similares en los ascensores; las luces UV pueden limpiar un ascensor vacío antes de que llegue a la planta a la que se le ha solicitado, garantizando un viaje fresco, estéril y seguro entre plantas. Algunos propietarios pueden dar un paso más e instalar sistemas de medición de la temperatura en las zonas comunes que no permitan la entrada a personas con fiebre o alta temperatura.

No hay momento como el presente para hacer un cambio que pueda beneficiar al medio ambiente y al futuro de nuestro planeta, tenemos el deber de desempeñar nuestro papel en la reducción de nuestra huella de carbono y la readaptación es parte de la solución.

Podemos ayudarte a adaptar tu edificio.
Contáctanos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario.

Puedes aceptar todas las cookies o personalizar la configuración para cambiar tus preferencias. Obtén más información en nuestra Declaración de cookies.

Personalizar